1.30.2009

La entrevista de Pelusio a Rolling Stone, 1983, parte 1

El joven e inexperto peridista sueco Thomas Lars Brolinn se enfrentó al gran Pelusio en 1983, en una de las poquísimas entrevistas oficiales que dió el Maestro. Periodista eximio y sagaz, nominado 3 veces al Premio Pullitzer, Brolinn se muestra en la entrevista tímido, disminuido, casi como un novato, sin poder ocultar la fascinación que le produce estar frente a El. No es fácil enfrentarse al Supremísimo de Pollo tet a tet: es como enfrentarse a una luz de esas de la presentación de 20th century fox, apuntandote derecho a la cara. Te ilumina y te ciega a la vez.
En la entrevista podemos notar la presencia de ciertos temas recurrentes en la obra de Pelusio, con los cuales me he topado varias veces en los últimos 20 años del estudio de su obra (léase: Los temas de Pelusio: nutrias, chorizos y estoicismo, Alessandro Tambuzzi, Editorial Amalfitano, Barcelona, 1991)

Dejo ahora a su entera disposición la primer parte de la entrevista, para que la disfruten pero más que eso: para que la respeten, la interpreten y la valoren como yo.

-----




- Primero quiero decirle que es para mí un honor estar en frente suyo.
- Gracias

- No verdaderamente, hay pocas figuras en la Historia de la Humanidad que representen lo que representa usted, Maestro, la sabiduría, la paz, y la espiritualidad que se respira en este lugar es asombrosa es... inexplicable
- Bueno, gracias

- En serio, es un honor para mí estoy... atónito, no sé...
- Ya está, entendí

- Sí, claro, usted lo entiende todo..Perdón
- No pidas perdón con palabras, pide perdón con actos.

- Ahí está la primer enseñanza que me da Pelusio en Persona! Gracias maestro, Gracias!
- No des las gracias con palabras, etc.

- Perdón... Bueno, hablemos de su infancia. Muchos dicen que usted es eterno, ¿logra recordar algo de aquellos viejos tiempos en que era un niño?
- No, la verdad no...

- Algo? Algún recuerdito?
- Bueno, recuerdo una vez estar tomando leche de la teta de mi madre y darme cuenta que estaba cortada. Tuve que reirar mis encías y fijarme en el dorso de su teta la fecha de vencimiento.

- ¿En serio?
- No, estoy jugando como usted como un gato juega con los ovillos de lana.

- Es para mí un placer. ¿Se ha enamorado alguna vez Maestro?
- Claro que sí.

- ¿Podemos saber el nombre de la mujer?
- Claro que no. Es decir, puede saberlo, quizás lo sepa, pero yo no se lo voy a decir.

- Es difícil imaginarlo con una mujer, pese a su hombría desbordadora, es decir, no me malinterprete, lo que quiero decir es que es difícil imaginar a una mujer que tenga lo necesario como poder ser "la mujer de Pelusio", hay muchos requisitos que llenar. Mucho más teniendo en cuenta que gran parte de los seres humanos hoy en día son superficiales y no buscan, como usted, la madurez interior, sino simplemente la madurez de lo material...
- ...
(El maestro mira hacia otro lado, como si me estuviera ignorando. Intento remarla para continuar.)

- ¿Qué opina usted de la gente superficial?
- No está mal ser superficial si la ocasión lo amerita. Si nos estamos ahogando, salir a la superficie es lo que nos permite respirar.

- Interesante planteo, profundo como siempre... ¿Podría explayarse un poco más?
- Podría, pero no tengo ganas.


- ¿Ni un poquito?
- ...
(Pelusio ve pasar una nutria, la recoge del camino y empieza a peinarla. Tengo la ligera impresión de que me ignora de verdad, pero debe ser mi imaginación)


- Hablando ahora no de su vida espiritual sino de su trabajo, de aquello a lo cuál dedica cada día de su vida, esa búsqueda constante de la sabiduría... ¿Qué fue lo que lo motivó a tomar esta vida, esta senda espiritual?
-No sé, pintó.

- Se dice que usted tiene miles de años, o más, que nunca dice en realidad cuantos tiene... pero partiendo de la base que tiene muchos, cómo ve a la humanidad ahora con respecto a lo que ocurría hace unos años?
- No está tan mal como algunos creen, y no es mucho mejor como creen los otros.

- ¿Qué opina de los rumores que dicen que usted es en realidad una metáfora, una especie de idea creada por un blogger poco frecuente que cada tanto utiliza su voz para dar mensajes de esperanza a la humanidad? O sea, a la humanidad que lo lee. O sea, 7, 8 personas...
- Eh?

(fin de la parte 1)

----

Es fácil observar como el Gigante de la Verdad responde de manera concisa y directa a las preguntas ampulosas de su interlocutor. Como en cada enseñanza del Profeta, la interpretación de cada una de las respuestas es libre. Yo por mi parte la encuentro jugosa en contenidos y formas, sobre todo la parte final: ante una pregunta extensa y enrosacada, llena de descripciones y aclaraciones, el maestro opone una respuesta simple: una sola vocal seguida de una consonante muda. El sonido de una letra le basta al Grande para expresarse, como si dijera "Con este simple sonido doy por descartada tu pregunta, primero porque en el sonido de una letra está el Universo entero, y una letra ES el Universo*, y segundo porque la pregunta es bastante estúpida teniendo en cuenta que estamos en 1983 y los blogs todavía no se han inventado. Así que vamos, póngase las pilas, haga como que es un periodista profesional y pregunte cosas de verdad, que respuestas me sobran"

Todo eso dice Pelusio al decir "eh?". Todo eso y mucho más porque es Enorme, Gigante, Magnánimo y Eterno. Nos quedan aún 2 partes de la entrevista, que serán publicadas en breve y empiezan a darnos más pistas para recorrer con confianza el camino de la vida, como siempre hacen los grandes, y en especial él, Pelusio, el Profeta incomprendido.




* Sí, es una referencia.

21 comentarios:

damian dijo...

Sin dudas la Rolling Stone sueca es mucho mejor que la Argentina. Voy a ver si consigo ese número. Tenés idea si salió en la tapa?

damian dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
alessandro tambuzzi dijo...

en la tapa está la foto de la nutria que aparece arriba, y adentro algunas fotos más de nutrias y de dorados en el río, Pelusio no se dejó sacar fotos...

las exigencias de los grandes

Pepe Chatruc dijo...

CADA VEZ QUE LEO A PELUSIO ME DAN GANAS DE PEINAR NUTRIAS....... POSTA !!!!!!

QUEREMOS LA SEGUNDA PARTE MAESTRO!

ABRAZO

Mariano dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mariano dijo...

Te ilumina y te ciega a la vez

Como el verdadero sentido de la vida, como un Scania con luces altas o como una gambeta malograda de Lugüercio en el vértice del área.

Anónimo dijo...

La metáfora de Luguercio es la más clara de todas

alessandro tambuzzi dijo...

Pepe querido, empiece a peinar nutrias nomás, eduquemos con el ejemplo como el Maestro.

Comentario suprimido: no se suprima más, escriba

Mariano: deje de poner más luz que empezamos a cegarnos solamente, sin iluminarnos nada (fue un cumplido)

Anónimo: sí, puede ser, puede ser.

Chocolate_Doll dijo...

Creo que he encontrado un mapa para encontrar el camino para llegar al sendero correcto de la vida... (¿?)

mary ann dijo...

Por fin las entrevista por finnnnnnnnnnnnn alessandro ahora la otra parte que no venga en seTiembre jeje (chiste)

Chocolate_Doll dijo...

SI!!!!!!!!!!!!!

no puó creé!

gracias por refrecarme la memoria!!!

era esa!

el comentarista enmascarado dijo...

¿Esto se llenó de floggers?

Lo pregunto porque no es el perfil me parece no?

alessandro tambuzzi dijo...

amigo comentarista;
respeto, tolerancia y libertad.
ese es más o menos el perfil.

dalecuerda dijo...

q fue de la vida de brolinn después de semejante entrevista? como sobrevino su futuro después de estar tan cerca y poder entrevistar a pelusio?

alessandro tambuzzi dijo...

ahhhh, eso se sabrá después de terminada la trilogía de esta entrevista

yo sé que todos están desesperados por saber como termina este capitulo, que no puden dormir a la noche, que sienten que a su vida le falta algo, pero por favor, queridos lectores, recuerden que la paciencia es una virtud que lleva a la grandeza.

Mary Ann dijo...

¡Vamos con la segunda parte! Vaaaamos Aleeeee!

caro dijo...

Hola Alessandro,
gracias por el piropo :)

Saludos!

Mariano dijo...

Digame, estimado Alessandro, ¿Pelusio tiene algo que ver con Carusio Lombardi o es mera casualidad?

Lo del parentesco, aclaro. Porque la sola presencia de Caruso Lombardi en un banco de suplentes parece, más que casualidad, una broma macabra.

alessandro tambuzzi dijo...

Pelusio tiene que ver con todo.

en unos días vuelvo!

Julieta dijo...

pelusio es eterno locooo! :)

Saludos!

Anónimo dijo...

Y entons?